Septiembre 2019


01/09/2019

NOTICIA. El Cambio Climático vuelve a ser protagonista en la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU del 23 de septiembre del 2019.

El cambio climático y el modelo económico global

La cumbre  sobre la Acción Climática organizada por la ONU, el 23 de septiembre del 2019, se realiza para dar un impulso a los acuerdos del París del 2015 sobre el clima. La convocatoria ha venido acompañada de un llamamiento a todos los líderes mundiales para profundizar en sus compromisos con las acciones a tomar, en la consideración de que las emisiones a nivel mundial están alcanzando unos niveles sin precedentes, y porque sus efectos son ya notoriamente perceptibles en el clima global, con los últimos cuatro años registrados como los más calurosos de la historia, y las temperaturas invernales del Ártico con un aumento de 3°C desde 1990.
---------
Desde el punto de vista global la concentración de gases de efecto invernadero no entiende de fronteras, un país puede reducir sus emisiones, pero de poco sirve si otros las incrementan, al final lo que cuenta es el saldo entre el total de emisiones globales y la absorción de parte de las mismas por sumideros naturales o artificiales. El parámetro que mide ese saldo se calcula en las partes por millón (ppm) que representa la concentración de cada gas en el conjunto del aire atmosférico.
El incremento de las ppm de los principales gases de efecto invernadero, particularmente del CO2, por ser el gas que más contribuye al mismo, ha sido constante, como se puede observar en las mediciones comparadas de la era preindustrial y el año 2016.

Fuente: Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC). Elaboración propia.
El CO2, con el 59,80% es el gas que más contribuye al forzamiento radiativo que incrementa la temperatura, seguido del CH4 (metano) que lo hace con el 19,20%. El incremento del CO2 en el año 2016 respecto de 1750 fue del 144%, y el del CH4 del 221,3%.
Desde el año 1959 se tienen datos diarios de la concentración de CO2 en el aire atmosférico registrados por la institución National Oceanic Atmospheric Administration (NOAA), lo que ha permitido medir su incremento con precisión.
Incremento del CO2 en el aire atmosférico por quinquenios tomando como referencia el último año del quinquenio
La acumulación del CO2 en el aíre atmosférico, tal y como marca la línea de tendencia en el siguiente gráfico, no se ha frenado a pesar de los acuerdos suscritos, como el protocolo de Kioto y la conferencia de París del 2015. Los dos únicos acontecimientos que moderaron esa escalada en el último medio siglo han sido: 1. la crisis del petróleo de 1973 en la que tuvo lugar un importante aumento de los precios del petróleo que produjo una fuerte contracción de la demanda, y 2. el desmantelamiento de gran parte de la industria soviética a principios de la década de los noventa tras el final de la URSS, que supuso, según fuente de EIA, que el conjunto de los países de la antigua URSS pasaran de emitir 3.820,85 millones de toneladas de CO2 en el año 1991, a  2.134,39 en 1998, un 45% menos.
Tendencia del CO2 en el aire atmosférico por quinquenios
Fuente. NOA. Elaboración propia
El protocolo de Kioto, fue el principal acuerdo suscrito para la reducción de emisiones de CO2, y el único hasta ahora que ha estado en vigor plenamente por sus firmantes (2005-2012), pues los acuerdos de París del 2015, sobre el cambio climático, del que EEUU se ha desvinculado, siguen sin concretarse en la práctica.
La implementación del protocolo de Kioto entró en vigor el año 2005 al ser suscrito por las 55 naciones que sumaban el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, sin embargo en el balance final del mismo, se ha demostrado que una cosa es suscribir un tratado y otra cumplirlo.
El Protocolo de Kioto estableció el objetivo para que en el año 2012 las emisiones de CO2 se hubieran situado en un 5,2% por debajo de las de 1990, pero como se puede apreciar  en el siguiente gráfico las emisiones de CO2 a la atmósfera continuaron incrementándose, y quedó ampliamente incumplido con una desviación por incremento de emisiones del 59% respecto del objetivo marcado.
Fuente. Energy Information Administration / International Energy Outlook
Las cumbres sobre el cambio climático debieran partir de una revisión de los objetivos incumplidos y de las causas que han impedido su materialización, cuestión que se debiera haber realizado en la Cumbre de París del 2015, respecto del protocolo de Kioto, pero no se hizo. Esa deliberada omisión, es debido a la incapacidad de los representantes de las naciones en abordar la contradicción entre crecimiento económico y emisiones de CO2  por ser, en el conjunto de la economía mundial, la fuente de energía utilizada para su conversión en trabajo productivo en más de un 80% procedente de  los combustibles fósiles. Esta es una realidad que determina que los gobernantes antepongan el desarrollo económico a la limitación de emisiones de gases de efecto invernadero, y que ha tenido como consecuencia que se produzca en las últimas décadas una liberación masiva de estos gases a la atmósfera, principalmente de CO2.
La rentabilidad de las energías fósiles, frente a las energías limpias como la hidráulica, solar y eólica, se consigue porque la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera se realiza sin ningún coste, y en el caso de que un país decidiera aplicar unilateralmente costes a las emisiones destinados a la captura del CO2, perdería competitividad en el mercado global, por lo que la externalización de costes en forma de libre emisión de gases de efecto invernadero es parte intrínseca del sistema económico competencial global.
La sustitución del vigente modelo económico competencial por otro subordinado a las prioridades medioambientales, solamente sería posible en el marco de un acuerdo del conjunto de naciones y una estricta regulación técnica y jurídica global, con el fin de implementar a escala planetaria una amplia red de sumideros naturales y artificiales de CO2, adecuando el funcionamiento de la economía competencial global a esa nueva realidad de internalización de los costes de las emisiones de CO2, lo cual posibilitaría abordar con éxito el núcleo de la contradicción entre desarrollo económico global y Cambio Climático.
Sin embargo, el camino hacia ese tipo de gobernación mundial en la actualidad no existe debido a la prevalencia de la cultura de la dominación de las potencias desarrolladas, agrupadas en el G7, principalmente de EEUU, de dictar sus políticas al resto de naciones por medio de la guerra o de las sanciones económicas, lo que suscita la desconfianza con el resto de naciones e impide el avance hacía un marco internacional basado en la cultura de la colaboración y el beneficio mutuo.
Mientras la secular ideología hegemónica occidental de regir los destinos del mundo sea predominante, la desconfianza entre naciones seguirá determinando las relaciones internacionales, la cultura global de colaboración permanecerá relegada, el modelo económico competencial de externalización de costes en forma de emisiones de gases de efecto invernadero se mantendrá vigente, y la barbarie medioambiental continuará. 


Agosto 2019


01/08/2019

El 21/07/2019, se clausuró en Caracas la Reunión Ministerial del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL)
NOTICIA. El 25/07/2019, tuvo lugar en Río de Janeiro la reunión preparatoria de la Cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).
NOTICIA. El 28/07/2019, finalizó en Caracas el XV encuentro del Foro de Sao Paulo.

Comentario

Avances prácticos del discurso multilateral

El 21/07/2019, con la asistencia de los 120 Estados Miembros se clausuró en Caracas la Reunión Ministerial del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL). A su término, los 120 países acordaron la Declaración Política de Caracas, en la que se expresa su respaldo al gobierno de Venezuela, y su compromiso con el multilateralismo, la soberanía, la no injerencia, y el respeto al derecho internacional expresado en la Carta de Naciones Unidas.
El 25/07/2019, los ministros de exteriores de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), celebraron en Río de Janeiro la reunión preparatoria de la Cumbre de jefes de Estado de los BRICS que tendrá lugar en Brasilia en noviembre del presente año. En la reunión, los cinco ministros de Relaciones Exteriores, coincidieron en que los problemas candentes regionales deben resolverse mediante el diálogo y las consultas, y acordaron salvaguardar los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas, defender el multilateralismo y el libre comercio, oponerse al unilateralismo y el proteccionismo y fortalecer la gobernanza global.
El 28/07/2019, finalizó en Caracas el XXV Encuentro Anual del Foro de Sao Paulo, que reunió desde el 25 de julio, bajo el lema: Por la Paz, la Soberanía y la Prosperidad de los Pueblos, a delegaciones de toda la izquierda latinoamericana. La reunión se apegó a los principios de defensa de la Paz, la Soberanía y el multilateralismo. Desde esas premisas, el comunicado final expresa su oposición a las políticas injerencistas de EEUU en las naciones de América Latina.
-------------
El impulso dado por la actual administración estadounidense al unilateralismo en su relaciones internacionales, inspirado en el lema de EEUU primero, que se ha desvelado como una doctrina que sitúa a EEUU por encima de la legalidad internacional y de los principios fundacionales de las Naciones Unidas, está teniendo en contrapartida una reacción antagónica no solamente por las naciones más agredidas, como son en la actualidad, Venezuela e Irán, sino que está convulsionando también a todas las naciones que hacen de la soberanía su valor más preciado, e impulsando a la izquierda política en Latinoamérica a unirse férreamente frente a las amenazas militares y la agresión económica y mediática estadounidense.
La coyuntura política global creada por EEUU, de conmigo o contra mí, de sumisión o castigo, tuvo su reflejo en la reunión del MNOAL realizada en Caracas, con la reafirmación de su compromiso con el multilateralismo, la legalidad internacional y la defensa de la ONU, al manifestar su apoyo inequívoco al gobierno de Venezuela, dando con ello esta organización un paso al frente en su tradicional falta de cohesión interna, cuestión, que con toda probabilidad, se afianzará en la cumbre del MNOAL que se desarrollará en octubre próximo en Bakú (Azerbaiyán).
La reunión de ministros de exteriores de los BRICS en Río de Janeiro también ha supuesto un pasó en esa dirección. Los cinco ministros de Relaciones Exteriores acordaron salvaguardar los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas, defender el multilateralismo y el libre comercio, oponerse al unilateralismo y el proteccionismo y fortalecer la gobernanza global, expresando su apoyo al diálogo como forma de resolver los problemas candentes regionales.
Paradójicamente, Brasil, que ha través de su presidente Jair Bolsonaro, en colusión con EEUU, ha venido posicionándose con un discurso injerencista y agresor contra Venezuela, ha vuelto a situarse en la senda de propiciar el diálogo como forma de resolver los conflictos internos en el seno de las naciones latinoamericanas. Ello, tal vez, ha tenido que ver conque Brasil es el primer país en desarrollo en establecer una asociación estratégica con China, y también el primer país latinoamericano en tener un volumen de comercio bilateral de más de 100.000 millones de dólares con China. En unas declaraciones realizadas por el secretario especial de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales del Ministerio de Economía de Brasil, Marcos Troyjo, considerado el hombre fuerte del comercio brasileño en el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, manifestó que las relaciones entre Brasil y China viven "una fase muy desafiante, porque tanto el modelo económico chino como el brasileño se están transformando y precisan de inversiones y financiación al desarrollo. La cumbre prevista de Jefes de Estado de los BRICS a celebrar en Brasilia en noviembre, dejará claro que las veleidades de Jair Bolsonaro de desvirtuar está asociación a un foro testimonial son una ilusión, y si Brasil quiere continuar en el mismo deberá unirse a la decisión del resto de miembros de darle un protagonismo internacional, cuestión ya apuntada por el jefe de la diplomacia china Wang Yi: "no importa cómo cambia el panorama internacional, la dirección de la cooperación del BRICS no se alterará. Ante los nuevos desafíos, los cinco países deben hacer sentir sus voces, ofrecer más soluciones a los apremiantes problemas globales y desempeñar un mayor papel en los asuntos mundiales".
En la medida que cambia el panorama económico mundial debido a la irrupción en la economía global de los países emergentes, principalmente de los BRICS, los países medianos y pequeños en desarrollo, al disponer de alternativas comerciales van perdiendo miedo a las amenazas de sanciones de EEUU, y las propias oligarquías económicas como sucede en Brasil pueden evolucionar de su sometimiento a los dictados a EEUU a  una actitud más soberanista.
Los defensores del multilateralismo tendrán una cita importante el próximo año en la conmemoración del 75º aniversario de la fundación de las Naciones Unidas para mostrar su apoyo a un mayor desempeño de la ONU en los asuntos internacionales y en la defensa de sus principios fundacionales.

Julio 2019



01/07/2019

NOTICIA. Con la asistencia de los principales mandatarios mundiales, el 29/07/2019 finalizó la cumbre del G20 en Osaka (Japón)

Comentario

Encrucijada en la economía mundial

La cumbre del G20 celebrada en Osaka (Japón) los días 28 y 29/07/2019, ha supuesto un giro en la que puede ser la evolución de la economía mundial. La cumbre de Osaka ha estado caracterizada por la incertidumbre de como se resolverían las diferencias entre las dos principales economías: EEUU y China.
A su término, la política de confrontación económica iniciada por EEUU contra productos y tecnologías chinas, ha sido la perdedora. La propuesta de China en favor del multilateralismo y la colaboración ha encontrado un amplio consenso entre los participantes y, en su soledad, EEUU se ha visto obligado a dar un paso atrás.
-----------------
En el periodo colonial, la contradicción principal que movía los procesos políticos se situaba en la lucha por la soberanía y la construcción de Estados nacionales en los territorios colonizados. En el siglo XXI, culminados los procesos de descolonización, la contradicción principal para estas naciones ha pasado a situarse entre subdesarrollo y desarrollo.
Durante los procesos de independencia las diferentes clases sociales y etnias se unirían para combatir al poder colonial. En Asia, con la excepción de China y Vietnam, y en África, al igual que había sucedido en América Latina en el siglo XIX, las clases sociales locales con mayor poder económico liderarían los procesos de independencia, y gobernarían los nuevos Estados.
La realidad económica con la que se encontrarían estas clases sociales sería: 1. la dependencia que tenían de las economías de las antiguas metrópolis coloniales, y 2. un acentuado atraso de siglos en ciencia y tecnología respecto de las naciones desarrolladas, lo cual otorgaba a éstas una ventaja en innovación y productividad que les permitía liderar los procesos de producción mundiales.
Las oligarquías locales que habían liderado la independencia se rindieron a la adversidad del subdesarrollo, anclando a su países en la dependencia económica de los países desarrollados, fundamentada en el suministro de materias primas.
El subdesarrollo, unió a las oligarquías de los países desarrollados y las de los países en desarrollo en un nuevo modelo económico, el neocolonialismo, en el que los países desarrollados concentran la demanda económica efectiva mundial, y los países en desarrollo sirven a la misma con materias primas y mano de obra barata. En esta relación económica neocolonial los beneficios económicos revierten en los países desarrollados y en las oligarquías locales de los países en desarrollo, dando lugar a sociedades duales con amplios sectores de la población sumida en la pobreza.
Las fuerzas populares que han accedido al poder han intentado cambiar este modelo para redistribuir los recursos económicos, pero poco han podido hacer por superar la economía de la dependencia ante el atraso centenario en ciencia y tecnología. Por otra parte, los países desarrollados sabedores de su ventaja económica, se niegan a compartir los conocimientos científico-técnicos y, los procesos de producción que deslocalizan, son los concernientes a la manufactura.
La preservación del monopolio científico-técnico de los países desarrollados en materia de creación de nuevos productos y mejoras en la productividad es la raíz en la que se fundamenta el modelo neocolonial, y mientras este monopolio perdure continuará la economía de la dependencia y la sumisión de las oligarquías apátridas locales al poder occidental.
Sin embargo, este modelo tuvo un serio revés en la crisis financiera del 2008. Esta crisis puso fin al crecimiento económico mundial basado en la concentración de la demanda económica efectiva en los países desarrollados con la elevación del consumo en su población  por medio de la creación de nuevas necesidades subjetivas económicas y la reducción de los ciclos de consumo.
La prolongación de los efectos de esta crisis ha sumido a las naciones desarrolladas en un escaso crecimiento económico, y la caída de la demanda económica efectiva global ha obligado a las economías en desarrollo, principalmente a China, a reorientar su economía hacia un modelo de generación de la demanda basado en el desarrollo de sus capacidades científico-técnicas, el consumo interno y la implicación en la prosperidad de los países en desarrollo, principalmente con la iniciativa de la nueva ruta de la seda.
El crecimiento económico mundial se fundamenta en el incremento constante de la demanda efectiva global, y debido al retroceso experimentado en los países desarrollados, la creación en los países en desarrollo de las condiciones  para que ésta prospere, principalmente con la creación de infraestructuras, se ha convertido en el factor primordial para propiciar un sostenido crecimiento económico global.
Sin embargo, EEUU, sigue enrocado en una visión política neocolonial anterior a la crisis del 2008, en la que las naciones en desarrollo deben seguir apegadas a su estatus de suministradores de materias primas, mientras que la demanda efectiva debe concentrarse en los países desarrollados, principalmente en EEUU; pero ese modelo económico está agotado y las políticas de economía destructiva para impedir el desarrollo de competidores globales, no van hacer volver el modelo anterior al 2008, y la persistencia en ese error solo le puede llevar a EEUU a llegar tarde donde ya va con retraso en su participación en los nuevos centros económicos principalmente en Asia.
El pasado 25/06/2019, el vicepresidente chino, Wang Qishan, en una reunión con delegados extranjeros manifestó que el interés de China es promover el desarrollo económico de alta calidad para beneficiar al mundo. "El desarrollo de China está estrechamente entrelazado con el del mundo" "Haremos bien lo que nos corresponde, buscaremos abordar los problemas del desarrollo desigual y del subdesarrollo y promoveremos el desarrollo económico de alta calidad para beneficiar al mundo".
En esta manifestación Wang Qishan expresa la que va a ser la política de China en el futuro, una renovada apertura hacía los países en desarrollo, con la convicción de que China está preparada para ayudarles a romper el nudo gordiano del vasallaje tecnológico de los países desarrollados. En este impulso, en los dirigentes chinos, no solamente cuentan los intereses como nación, sino que responde a principios ideológicos reiterados por sus dirigentes, de caminar hacia una civilización global prospera, en armonía entre pueblos y naciones y respetuosa con el medio ambiente.

Junio 2019


01/06/2019

NOTICIA. Con la prohibición a las actividades de la empresa tecnológica China, Huawei, en territorio estadounidense, EEUU incrementa su guerra comercial contra China.

Comentario

EEUU en la trampa de Tucídides y la nueva oportunidad de China

1. En el siglo V a.C, Tucídides, historiador Griego de las guerras del Peleponeso, interpretó que las mismas se iniciaron porque  Esparta, potencia hegemónica, no soportó el ascenso de Atenas iniciado en el año -479 tras la guerras médicas, y en consecuencia hizo la guerra para detenerla, iniciándose las Guerras del Peloponeso en el año -431. Desde entonces la expresión “la trampa de Tucídides",  se ha venido utilizando para explicar el recurso a la confrontación de las potencias dominantes frente a las potencias en ascenso.
2. En la filosofía política de los gobernantes chinos, las crisis reflejan la caducidad del estatus político y económico vigente, y su superación necesariamente precisa de un renovado esfuerzo de transformación que representa a su vez un desafío y una oportunidad.
-----------------
Desde que China iniciara en 1979 su etapa de reforma y apertura, su modelo económico estuvo basado en dos pilares fundamentales, la demanda efectiva global concentrada en los países desarrollados, y su competitividad basada en la mano de obra barata. Este modelo permitió a China mantener un crecimiento constante en torno al 10% de su PIB, que le permitió sacar de la pobreza a más de 500 millones de habitantes.
La crisis financiera del 2008 pondría fin a este modelo. La caída de la demanda efectiva en los países desarrollados de la que dependía su economía situaría a China en una encrucijada. La primera reacción de los gobernantes chinos fue promover medidas de estímulo apoyándose en sus cuantiosas reservas monetarias. Tal medida respondía a la coyuntura del momento, ante el desconocimiento de si la naturaleza de la crisis iniciada en el 2008 era de carácter coyuntural o estructural.
La prolongación de la crisis haría ver a los gobernantes chinos que las medidas de estímulo, pensadas para unos años, debido el prolongado estancamiento económico de los países desarrollados, no podían perpetuarse, y la necesidad de avanzar hacia otro modelo económico basado en la demanda efectiva interna, la innovación y la apertura de nuevos mercados en los países en desarrollo, comenzó a cobrar fuerza entre los dirigentes chinos.
El XVIII congreso  del PCCh, celebrado en noviembre del 2012, abriría las puertas a la implementación del nuevo modelo económico. Los nuevos gobernantes emprenderían una profunda transformación de las fuerzas productivas nacionales fomentando el carácter innovador de su población que liberaría el enorme potencial de la sociedad china en ciencia y tecnología; se iniciaría una renovada apertura hacia los espacios económicos de los países en desarrollo tanto en África como en América Latina; se implementaría la iniciativa de la Nueva Ruta y Franja de la Seda, y la asociación de los BRICS cobraría un nuevo impulso al convertirse en una asociación no solo política sino económica.
Desde que China en el año 2012 comenzara su nuevo rumbo, con Xi Jiping como su timonel, la economía China se ha ido  situando globalmente como la más dinámica, no solamente por el sostenido crecimiento de su PIB en torno a un 7% anual que, en medio de una persistente atonía económica de los países desarrollados, representa el mayor aporte al crecimiento del PIB global, sino porque las sinergias en innovación de una población de más de 800 millones de trabajadores está convirtiendo a China en una potencia tecnológica, a la vez que la mejora continua de su productividad técnica le está permitiendo incrementar el poder adquisitivo de su población y mantener una posición competitiva ventajosa en el mercado global.
Los países desarrollados acostumbrados a ser globalmente líderes en solitario en innovación y productividad, perciben con inquietud la emergencia de un competidor. Los países de la UE, a la vez que compiten con China, están inclinándose a participar de los beneficios del auge de China pero, EEUU, dominador global de las relaciones económicas y financieras mundiales, percibe el ascenso económico de China como una amenaza.
Los efectos de las barreras comerciales levantadas por EEUU contra China y de las limitaciones a sus empresas pioneras en innovación como Huawei, son limitados, y no van a impedir el desarrollo de China. Los gobernantes chinos se caracterizan por su moderación pero no cabe en ellos la claudicación, y su respuesta será tranquila pero firme. La crisis con EEUU va a representar para China una nueva oportunidad para deshacerse de la dependencia tecnológica de EEUU, y le impulsará a acelerar la meta de ir dejando atrás el modelo productivo, "fabricado en China" por el "hecho en China".
En el fondo de la cuestión, la crisis comercial abierta entre China y EEUU obedece a dos visiones del mundo y a dos concepciones ideológicas del mismo:
-EEUU apegado a la ideología de la dominación mundial, en la que el papel asignado al resto de naciones es el de la subordinación a sus dictados, y en caso de insubordinación se aplica sobre ellos la tiranía de las sanciones económicas, que su posición privilegiada en el sistema financiero mundial le permite ejercer.
-China orientada hacia el objetivo de alcanzar una comunidad mundial de destino compartido basada en los cinco principios de la coexistencia pacífica: 1. el respeto a la soberanía e integridad territorial de cada país; 2. la no agresión; 3. la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados; 4. la igualdad en las relaciones, y 5. el beneficio mutuo.
Durante cinco siglos Occidente ha dominado el mundo, primero bajo el modelo colonial, y posteriormente con el modelo neocolonial de mantener a los países en desarrollo como meros suministradores de materias primas y mano de obra barata, por el contrario, para China la cooperación Sur-Sur es uno de sus ejes principales en su política global.
La contradicción entre subdesarrollo y desarrollo seguirá marcando el futuro de la economía mundial, y con la crisis abierta por EEUU contra China, el desarrollo de la economía de China irá dejando de sustentarse de manera prioritaria en el comercio con los países ricos, para concentrarse en el consumo interno y en el impulso a la prosperidad de los países en desarrollo.
Por su parte, EEUU, aferrado  a la ideología de la dominación global, hace caso omiso de los llamamientos de China a la colaboración y se adentra por el  camino incierto de la trampa de Tucídides de la confrontación.

Maryo 2019


NOTICIA. El 1 de Mayo del 2019, se cumplieron cuarenta años de la inauguración del Memorial de las víctimas del franquismo en el cementerio civil de la Dehesa de Barrigüelo, en el municipio de Lardero, conocido como "La Barranca", en la Rioja.

España. La indignidad del olvido
La inauguración, el 1 de Mayo de 1979, del Memorial a las víctimas del Franquismo, en el cementerio civil de La Barranca (Lardero), en donde fueron ejecutados por las fuerzas represivas del franquismo, 400 civiles, fue el primero y el más importante acto sobre la memoria histórica después de la transición política (1977-1978).
Cuarenta años después, los familiares de las víctimas siguen buscando sus restos por toda la geografía española. Las decenas de miles de desaparecidos desde el inicio de la guerra civil (1936), ha situado a España entre las naciones con más desaparecidos por causas políticas.
Con la aprobación en 1977 de la Ley de Amnistía se cerró el paso a la exigencia de responsabilidades por los crímenes de la dictadura franquista. La ley de Amnistía se constituyó de facto en una ley de punto final sobre la base de una eufemística reconciliación, que igualaba a las víctimas y a sus ejecutores, y certificaba el olvido en la educación de las siguientes generaciones, en oposición a la cultura política de las naciones europeas de "no olvido" y castigo a los responsables de la barbarie fascista de los años treinta y cuarenta del pasado siglo.
No es imaginable que tras la victoria sobre el nazismo en Alemania y el fascismo en Italia, se hubiera perdonado a los responsables en base a una supuesta reconciliación. Los que siguieron defendiéndoles buscaban en la argumentación de que los vencedores también había cometido terribles crímenes de guerra la exculpación de quienes habían sumido a Europa en una devastación sin precedentes.
No podía ser así, existían responsables, y eran quienes iniciaron la contienda, por ello, fueron juzgados, y el legado que se ha transmitido en Europa a las generaciones posteriores, no ha sido el de la reconciliación sino el de la justicia, no, el olvido, sino la memoria de que el juicio y castigo a los culpables era necesario.
En España están los que tratan de desvincular la dictadura franquista del fascismo que asoló Europa, pero tal afirmación es una tergiversación de la verdad. Franco y quienes le secundaron en el levantamiento del 18 de julio de 1936, y lo apoyaron desde el exterior como Hitler y Mussolini, fueron los que iniciaron la guerra civil y, por ello, son los responsables de haber sumido a España en la mayor tragedia de su historia que causó más sufrimiento y durante más años que el que pudieron padecer muchos países europeos durante la ocupación por el fascismo.
Se equivocan quienes separan la contienda civil española de la guerra que más tarde lanzaría la Alemania Nazi en toda Europa. ¿Acaso de haber perdido Franco, Hitler y Mussolini la guerra en España, sus ambiciones de dominar Europa no se habrían visto seriamente afectadas? ¿Acaso los gobernantes de Gran Bretaña y Francia, de haber valorado correctamente las ambiciones de Hitler, como lo comprobaron cuando era demasiado tarde, no habrían ayudado a la República, en lugar de seguir una política de apaciguamiento con la Alemania nazi?
Esa visión de la naturaleza del fascismo que no la tuvieron entonces los gobernantes de Francia y Gran Bretaña, la tuvieron los brigadistas internacionales y por eso apoyaron a la República, y muchos de ellos pagaron con su vida la ceguera de sus gobernantes.
¿Que proyección internacional de España, pueden emitir quienes siguen justificando su pasado fascista, cuando en el mundo entero es un capítulo sentenciado como uno de los más horribles de la historia universal? ¿Con qué argumento se puede defender que existan monumentos apologéticos de los sublevados fascistas, cuando en Europa la apología al fascismo está condenada con cárcel?
España se ha convertido en una nación en la que una parte importante de su historia ha quedado cercenada por la Ley de Amnistía de 1977, al cerrar el paso a la exigencia de responsabilidades por la sublevación fascista del 18 de julio de 1936, dejando en blanco un espacio de su historia que se tenía que haber llenado con la demanda de justicia contra quienes iniciaron la guerra civil. Con ello, España se quedó sin la referencia histórica que le hubiese permitido dignificar su pasado como nación, y forjar el alma colectiva sobre la que descansa la identidad de las naciones, como es en Francia el 14 de Julio donde la derecha y la izquierda política comparten con orgullo sus referencias históricas como nación; pero España se apartó de ese camino, y una nación sin referencias históricas comunes pierde su identidad, y queda fácilmente a merced del individualismo y la fragmentación interna.
Después de cuarenta años sin memoria, el vacío creado lo están llenando los nacionalismos periféricos y los restos de un anacrónico nacionalismo español neofranquista. Los franquistas de antes, envueltos en una gran bandera de España, la sumieron en el atraso y el oscurantismo y la convirtieron en un paria internacional durante cuarenta años relegándole de su papel histórico en Europa, y los neofranquistas de ahora, lo hacen en la indignidad.
El descrédito internacional es debilidad, y eso lo saben muy bien las potencias que de siempre ha querido subordinar a España a su tutela. En 1952 EEUU estableció relaciones diplomáticas con el régimen franquista otorgándole un balón de oxígeno que le permitiría perpetuarse por 25 años más, pero aprovechó la debilidad del régimen en el concierto de Naciones para convertirlo en un Estado títere de sus intereses. Y posteriormente, EEUU, tampoco ha tenido interés en la recuperación de la memoria que lo señalan como responsable de haber contribuido al sostenimiento del franquismo desde 1952 a 1977.
La recuperación de la honorabilidad histórica como nación solo se podría realizar sobre la condena rotunda de la sublevación del 18 de Julio de 1936, la recuperación de la memoria de la II República y la formulación de un nuevo pacto constitucional que integre a las nacionalidades históricas en un proyecto común, sin el lastre de los miedos que condicionaron el pacto constitucional de 1978.
Pero en la actualidad, ese camino no existe. Los poderes reaccionarios heredados del franquismo han aniquilado esa posibilidad, con ello aseguran su supervivencia política, a la vez que siguen apartando a España de su revitalización como nación.
 ----------
Cita. Juan Gelman (2007):
Para San Agustín, la memoria es un santuario vasto, sin límite, en el que se llama a los recuerdos que a uno se le antojan. Pero hay recuerdos que no necesitan ser llamados y siempre están ahí y muestran su rostro sin descanso. Es el rostro de los seres amados que las dictaduras militares desaparecieron. Pesan en el interior de cada familiar, de cada amigo, de cada compañero de trabajo, alimentan preguntas incesantes: ¿cómo murieron? ¿Quiénes lo mataron? ¿Por qué? ¿Dónde están sus restos para recuperarlos y darles un lugar de homenaje y de memoria? ¿Dónde está la verdad, su verdad? La nuestra es la verdad del sufrimiento. La de los asesinos, la cobardía del silencio. Así prolongan la impunidad de sus crímenes y la convierten en impunidad dos veces.
Hay quienes vilipendian este esfuerzo de memoria. Dicen que no hay que remover el pasado, que no hay que tener ojos en la nuca, que hay que mirar hacia adelante y no encarnizarse en reabrir viejas heridas. Están perfectamente equivocados. Las heridas aún no están cerradas. Laten en el subsuelo de la sociedad como un cáncer sin sosiego. Su único tratamiento es la verdad. Y luego, la justicia. Sólo así es posible el olvido verdadero. La memoria es memoria si es presente y así como Don Quijote limpiaba sus armas, hay que limpiar el pasado para que entre en su pasado. Y sospecho que no pocos de quienes preconizan la destitución del pasado en general, en realidad quieren la destitución de su pasado en particular.

* Extracto del discurso de Juan Gelman en la concesión del Premio Cervantes de Literatura (2007).ncesión del Premio Cervantes de Literatura (2007).

Abril 2019


01/04/2019

NOTICIA. El presidente de EEUU, Donald Trump, recaba la salida de los asesores rusos de Venezuela, y afirma que EEUU tiene entre otros el proyecto de invadir militarmente esa nación.
NOTICIA. El presidente de EEUU, Donald Trump, reconoce unilateralmente la soberanía de Israel sobre los altos del Golán Sirio.

Comentario

Venezuela. Oriente Medio. El valor de la resistencia

En la segunda parte de su mandato de cuatro años, la actual administración estadounidense se ha involucrado en una ofensiva internacional para demostrar al resto de naciones su excepcionalidad como potencia rectora de las relaciones internacionales, dejando de lado la legalidad internacional que emana de la ONU.
El consenso alcanzado después de la Segunda Guerra Mundial, para establecer un marco legal internacional con centro en el CSNU, ha sido quebrantado varias veces por EEUU, pero la singularidad del momento actual es la ostentación de su rechazo a las decisiones de esa institución.
A diferencia de los preliminares de la invasión de Irak en el año 2003, en los que la estrategia de EEUU se centró en intentar engañar a la ONU, presentando falsas pruebas de armas de destrucción masiva para recabar su apoyo a la invasión militar, en la actualidad, ha pasado a dejar claro al mundo que no precisa de esa institución para dar a Israel la potestad sobre los altos del Golán Sirio, o para invadir, cuando lo considere necesario, militarmente Venezuela.
Desde el final de la URSS, EEUU, ha considerado a la ONU una institución obsoleta, al entender que el equilibrio entre las potencias ganadoras de la Segunda Guerra Mundial, que dio lugar a la ONU, finalizó tras las desaparición de la URSS.
En el seno de la élite político-militar estadounidense conviven dos tendencias, los que piensan que la ONU puede servir de tapadera a sus agresiones militares contra otras naciones como sucedió en Libia, y quienes consideran la posibilidad de que EEUU abandone esa institución, estando encabezada esta corriente por el actual asesor presidencial Steve Bannon, quien en su día, fue uno de los artífices de la invasión de Irak en el 2003, y que paradójicamente, Donald Trump, a pesar de haber considerado, a posteriori, aquella invasión como un error, lo ha designado como su guía estratégico.
En la concepción de "EEUU primero", quienes pensaron que tal principio podía suponer que EEUU iba a abandonar sus proyectos de dominación global, habrán podido comprobar lo pueril que era su esperanza. La política de EEUU primero puesta al frente de su objetivo de dominación global, se convierte de facto en que EEUU pasa a erigirse por encima de todas las instituciones internacionales.
Sin embargo, EEUU no abandonará la ONU. Esta institución está muy arraigada en el marco internacional y tiene un alto grado de aceptación mundial, y su abandono daría a las potencias que EEUU considera rivales, principalmente Rusia y China, mayor influencia internacional, por lo que su política actual es la de instrumentalizarla oportunistamente, apoyándola cuando coincide con sus intereses, e ignorándola cuando no son favorables.
Los partidarios de abandonar la ONU, creen que ese paso solo se podrá realizar cuando exista una serie de naciones dispuestas a crear una institución internacional paralela, bajo el incuestionable liderazgo de EEUU. De hecho, un primer intento se realizó a principios de siglo sobre la base de las alianzas fraguadas para la invasión militar de Irak, iniciadas con  el llamado trío de las Azores: EEUU, Gran Bretaña y España. Entonces, la oposición de Francia y Alemania daría al traste con el proyecto de formar una Liga de Naciones alternativa a la ONU. Con posterioridad, hubo otro intento con la formación de la coalición denominada eufemística e hipócritamente "amigos de Siria", para agredir a esa nación.
En la actualidad, la administración estadounidense, con Steve Bannon al frente, está intentado reeditar esa liga de naciones alternativa a la ONU, con la adhesión de naciones a sus políticas contrarias a la legalidad internacional como son la injerencia en la política de Venezuela, y el reconocimiento de la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán Sirio. A este proyecto se han sumado, hasta ahora, los gobiernos derechistas de Brasil, Colombia y Honduras, y en el caso del acoso a Venezuela, los países europeos satélites de EEUU.
Estos intentos de EEUU por conseguir la hegemonía mundial absoluta, ha puesto a Rusia y China en guardia, y progresivamente estas dos naciones han alcanzado plena sintonía en la defensa del derecho internacional; no obstante, la derrota de las ambiciones estadounidenses de imponer la ley del más fuerte en las relaciones internacionales para poder apropiarse de los recursos de los más débiles, va a depender principalmente de la propia resistencia de las naciones agredidas.
Todos los imperios, antes de materializar una agresión, ponen a prueba a sus contendientes. Las amenazas y las sanciones buscan sobre todo promover la división política y social interna, y si esta obtiene éxito, seguidamente le llevará a la invasión militar. Éste es un guión que EEUU ha seguido en Irak, Libia y Siria, y ahora pretende reeditarlo con Venezuela.
La base de la resistencia es la unidad cívico-militar de la sociedad frente a la agresión y su voluntad decidida de resistir. A lo largo de la historia, han existido varios ejemplos de resistencia, siendo conocida las más heroica como "numantina" por la resistencia hasta la muerte que protagonizaron los habitantes de Numancia antes de ser sometidos por el Imperio Romano (133 ac). En la reciente historia contemporánea, se puede considerar que los dos ejemplos más emblemáticos de resistencia a agresiones imperialistas han sido: Stalingrado frente al ejército nazi (1942-1943), y Vietnam frente al ejército estadounidense (1964-1975).
En diferentes momentos históricos, han existido naciones que se han convertido en el emblema de la resistencia. En la primera mitad del siglo XX, lo fue España, frente al auge del fascismo y del imperialismo nazi. Miles de brigadistas internacionales así lo entendieron, y se sumaron al bando de quienes defendían la democracia republicana frente a la sublevación fascista del general Franco. En los años setenta, Vietnam se convirtió en otro emblema, millones de personas en todo el mundo demandaron en las calles el final de la guerra.
Ahora, la defensa de Venezuela y de su legitimo gobierno, que pretende ser usurpado por quienes actúan como un caballo de Troya contra su patria con el apoyo de gobiernos que ambicionan sus ingentes recursos petroleros, se ha convertido en el paradigma de la defensa de la legalidad internacional como fundamento esencial para preservar la Paz y la concordia entre las naciones.

-----------------------------------

Marzo 2019


06/03/02014

NOTICIA. El 05/03/02014, el presidente de EEUU Donald Trump, firmó una orden ejecutiva de implementación de una hoja de ruta para prevenir el suicidio de militares veteranos.

Comentario

La crisis de los militares veteranos estadounidenses

El 05/03/02014, en un acto público el presidente de EEUU Donald Trump anunció la firma de una orden ejecutiva para hacer frente a una creciente epidemia de suicidios de militares veteranos. La orden crea un grupo de trabajo a nivel de gabinete encabezado por el secretario de Virginia, Robert Wilkie. La comisión tendrá la tarea de crear un plan nacional para reducir de manera más efectiva la cantidad de suicidios de veteranos militares. La iniciativa se ha denominado PREVENCIÓN, habilitando el número de teléfono 800-273-8255 de Estados Unidos para los veteranos que necesiten ayuda.
En la ceremonia de presentación, Donald Trump, afirmaría. " El suicidio de veteranos es una tragedia de proporciones asombrosas". Hay más de 6.000 suicidios de veteranos por año, "¿Quién creería que eso es posible?, y la tasa de suicidios de los soldados posteriores al 11 de septiembre ha aumentado significativamente en los últimos diez años". "Debemos cumplir nuestras promesas a quienes nos mantienen libres".
----------
Según el Departamento de Asuntos de Veteranos, un promedio de veinte veteranos del servicio militar por día mueren por suicidio, representando el 18 % de las muertes por suicidio en EEUU, mientras este colectivo solo representa el 8,5 % de la población adulta estadounidense. Las tasas más altas, se hallan entre los militares veteranos de entre 18 y 34 años de edad, siendo las armas de fuego el medio utilizado para quitarse la vida en más de un 60% de los casos.
La crisis de suicidio entre los militares estadounidenses comenzó a tener relevancia después de la guerra de Vietnam (1964-1975), pero ha sido tras las guerras de Afganistán (2001) e Irak (2003), cuando las cifras han aumentando de forma dramática. Los militares que han regresado de Irak y Afganistán sufren varios problemas, entre ellos, desempleo, trastorno de estrés postraumático y lesiones físicas.
Los programas de prevención del suicidio están enfocados en tratar los casos individualmente a través de la asistencia psicológica y planes de reinserción social. Sin embargo, los miles de millones de dólares asignados a estos programas en los últimos años no han frenado la tasa de suicidios.
Los factores desencadenantes que pueden inducir a una persona al suicidio pueden ser diversos, pero cuando todos coinciden en un colectivo en una edad joven, se puede afirmar que existen unas causas comunes de fondo, lo cual cuestiona el tratamiento individual de los casos y se debe considerar  abordar el problema desde un enfoque colectivo.
La percepción social en amplias capas de la sociedad americana sobre el colectivo de veteranos de guerra deja mucho que desear de la imagen dada por Donald Trump de héroes de guerra admirados allí donde van, sino que existe una opinión extendida de que son personas de carácter violento y con escasa capacidad de adaptación social.
Con esta consideración, cuando los miembros de este colectivo tratan de reincorporarse a la vida civil, muchos empresarios temen contratarlos por su difícil integración y por miedo a que puedan protagonizar altercados, y de igual modo entre las personas con las que estos ex-soldados tienen que convivir, también hay quienes optan por alejarlos de su círculo de amistades por considerarles imprevisibles.
Este rechazo social, por muy sutilmente que se realice, no pasa desapercibido, y al dolor que puedan tener estos veteranos como consecuencia de haber participado en la guerra, se suma la frustración de una sociedad que lejos de reconocerles su aportación a la nación, les dan la espalda. El suicidio es el final a un camino que consideran sin salida.
Pero todo comienza porque la preparación militar y la guerra transforma la personalidad de estas personas, y son éstas las cuestiones de fondo que hay que tener en cuenta. La preparación militar si está basada en la deshumanización del soldado inevitablemente tendrá sus consecuencias, pero aunque no sea así, la guerra puede hacer vivir al soldado situaciones contrarias a su entendimiento de la moral y la justicia, y ello puede pesar sobre su conciencia para siempre.
La diferencia entre un soldado y un mercenario, es que el primero tiene unas convicciones morales que no las tiene el segundo. Para un soldado no todas las guerras son iguales. La causa por la que se lucha cuenta. Cuando se tiene la convicción de estar luchando en una guerra justa, esta convicción sirve para mantener la autoestima, el honor y la dignidad tanto en el combate como cuando se retorna a la vida civil, pero si esa convicción flaquea la destrucción moral y sicológica puede ser inevitable.
Ninguna guerra de agresión es justa. En la guerra como en otras circunstancias de la vida, el lado justo pertenece siempre a quien se defiende de la agresión, y las guerras de EEUU en Irak, Siria y Libia, han sido y son guerras injustas, no solamente porque EEUU ha sido el agresor, sino porque las mismas se han llevado a cabo al margen del derecho internacional.
Cuando el presidente de EEUU, dice sobre los veteranos militares: "Debemos cumplir nuestras promesas a quienes nos mantienen libres", hay que preguntarse, qué relación tienen las guerras de agresión con la libertad de la ciudadanía y la nación estadounidense. Se puede subir el volumen mediático y adornar la guerra con la hermosa palabra de "la libertad", pero la realidad con la que se encuentran los soldados estadounidenses es que sufren el rechazo de la población en los países ocupados, y cuando retornan a sus hogares, en muchos casos, también sufren el rechazo de sus propios compatriotas. En estos ex-soldados, si existió la convicción de haber participado en una guerra justa, ésta a posteriori, ante las evidencias del rechazo, se desmorona, y solo les queda un enorme vacío moral.
No es nuevo, todos los imperios han sufrido los efectos colaterales de las guerras injustas, y tuvieron como en Roma que recurrir progresivamente a ejércitos de mercenarios, que a la postre terminaron arruinándolo.

Febrero 2019


11/02/2019

NOTICIA. Los días 10 y 11 de febrero, en la capital etíope, Addis Abeba, tuvo lugar la XXXII cumbre de la Unión Africana (UA), bajo el lema: "El año de los refugiados, los retornados y los desplazados internos: hacia soluciones duraderas al desplazamiento forzado en África".
NOTICIA. El 11/02/2019, La Comunidad de Desarrollo de África Austral, emitió un comunicado de solidaridad con el pueblo venezolano respaldando a su gobierno y Presidente Constitucional, Nicolás Maduro.
---------

La UA, fundada en el año 2001, reúne a los 54 Estados de África que agrupan a 1200 millones de personas. La XXXII cumbre se ha propuesto: mantener una política común en la lucha contra el terrorismo y en la cuestiones relacionadas con la seguridad; fortalecer las relaciones entre sus Estados miembros, y avanzar en políticas para combatir las causas de la emigración.
La UA, como organización que representa al continente más castigado en los últimos 500 años por el imperialismo europeo hasta su emancipación colonial en la segunda mitad del siglo XX, mantiene su compromiso anticolonial, y el 31 de enero emitió un mensaje de solidaridad con el pueblo de Venezuela y de apoyo a su Presidente Constitucional, Nicolás Maduro.
En contraposición, la UE, siguiendo la tradición de su pasado imperialista colonial, se alinearía con EEUU en la deslegitimación del gobierno venezolano en sus intentos por  neo-colonizar Venezuela.
El 11/02/2019, La Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC), compuesta por 15 naciones, volvió a  solidarizarse con el pueblo y el gobierno venezolano. En un documento que dio a conocer el presidente de Namibia, Hage Geingob, en su capacidad de actual líder de (SADC), se expresa la preocupación por la injerencia en los asuntos internos y soberanía de la República Bolivariana de Venezuela con la intención de socavar al gobierno democrático de Nicolás Maduro, y condena las violaciones de los principios de la Ley Internacional, en particular la del respeto a la soberanía y la no interferencia en los asuntos internos de Estados soberanos.
La ambición estadounidense de colonizar los recursos de Venezuela, ha concitado, la polarización de dos ideologías antagónicas, por una parte, la de los países de tradición imperialista, y por otra, la de aquellos países como los africanos que más han sufrido el colonialismo europeo, caracterizado por siglos de trata de esclavos y expolio de sus materias primas.
En el siguiente artículo se ofrece un visión histórica sobre las manifestaciones de la ideología imperialista.

Comentario

Manifestaciones históricas y contemporáneas de la ideología imperialista

A lo largo de la historia, los imperialismos han tenido como soporte diferentes formas ideológicas en la justificación e impulso de los centros imperiales para la expansión de su influencia.
El imperialismo, entendido como tal, por el poder político, económico y cultural de un Estado Central con subordinación de vastos territorios al Centro imperial, ha formado parte de la historia de la humanidad desde las primeras civilizaciones en la Edad Antigua, como fueron la Egipcia, Persa, Griega, Romana y China.

EDAD ANTIGUA
La expansión de la Cultura
En ese periodo de la historia de la humanidad, la motivación del Centro imperial al impulso de su expansionismo territorial tenía como razón principal la seguridad en las fronteras de sus territorios sujetas al vandalismo de pueblos que vivían del saqueo, pero una vez sometidos éstos, ante la falta de oponentes la expansión territorial se realizaba hasta la siguiente línea de resistencia.
La riqueza de los territorios y pueblos sometidos redundaría en el Centro imperial y ello contribuiría a la formación de una clase social que propiciaría un desarrollo de las artes, las letras y los conocimientos en ciencia y técnica, y esta nueva forma de cultura avanzada se convertiría a su vez en una nueva justificación para la expansión territorial frente a los pueblos bárbaros. Ciro II el Grande (559-529 ac) y Darío I (512-484 ac) expandirían el imperio y la cultura Persa, y Alejandro Magno (336-333 ac) lo haría con la cultura helénica desde Grecia, impulsando en los nuevos territorios conquistados las formas culturales del Centro imperial, en arquitectura, escultura, letras y organización social. Con posterioridad, Bajo estas premisas, se desarrollaría en Occidente y el Medio Oriente el Imperio Romano (27ac-476dc), y en Oriente la dinastía Chi'n (221-206 ac) y Han (206ac-220dc).

EDAD MEDIA
La religión
En el periodo desde la caída del Imperio Romano en el siglo V hasta el siglo XVI en el que renacen de nuevo los imperios europeos, y catalogado por la historiografía occidental como Edad Media por la división de Europa en pequeños reinos, aparecería un nuevo factor ideológico para el expansionismo territorial, las religiones monoteístas. El cristianismo y el Islam llevarían a cabo su expansión territorial por la fuerza de las armas bajo la justificación de convertir al mundo al único Dios "verdadero".
El monoteísmo a diferencia del politeísmo daría lugar al absolutismo en el pensamiento y el totalitarismo político, donde quien no participaba de la fe "verdadera" era catalogado de hereje y perseguido por sus creencias. La expansión del Islam abarcaría numerosos territorios en Asia, África y en Europa ocuparía parte de la península ibérica. Los reinos cristianos en Europa una vez contenido el Islam, se expandirían en la lucha contra el mismo e intentarían su reunificación con la formación del Sacro imperio Romano-Germánico siendo su primer impulsor el emperador Carlomagno coronado como tal en la navidad del año 800 y que sus descendientes continuarían.
EDAD MODERNA
Guerras de religión y expansión colonial
En el siglo XVI, con la extensión de las monarquías europeas a los territorios de ultramar en las Indias occidentales (América) y Orientales (Oriente de Asia), volvieron a renacer los imperios en Europa e inauguraría la Edad Moderna.
Durante los siglos XVI y XVII, la expansión imperial con la enseña de la cruz cristiana y la fuerza de las armas enfrentaría no solamente al catolicismo con el Islam, sino que las guerras de religión por la formación del Sacro Imperio Romano bajo la égida de los Austrias, en pugna con las religiones protestantes que se negaban a someterse doctrinariamente a Roma, asolarían internamente a Europa.
A su vez, a los nacientes imperios europeos se les abriría otro frente de rivalidad en los nuevos territorios de ultramar principalmente entre la corona portuguesa y la española. El tratado de Tordesillas (1494) establecería un pacto entre ambas potencias para la división del Nuevo Mundo, por el que, a la corona de Castilla le pertenecían todas las tierras descubiertas a 370 leguas al Oeste de las islas de Cabo Verde, que situaba, con la excepción de Brasil, a todo el continente americano bajo la soberanía de la Corona española. Las riquezas de oro y plata que precisaba el reino de España para financiar las guerras contra el protestantismo en Europa, estimularía la colonización de todo el continente americano.
En los primeros años del siglo XVI, los crueles métodos utilizados en la región del Caribe para su colonización llevaría a la extinción de las poblaciones nativas, lo cual cuestionaba la misión católica evangelizadora. La Iglesia Católica intervino sobre el tratamiento que debían tener los nativos, estableciendo que éstos poseían alma lo que les diferenciaba de las bestias y por lo tanto no podían ser tratados como tales y debían ser bautizados. Tras el establecimiento de esta premisa, la conversión de los nativos a la religión católica se constituiría en  la ideología para la expansión del imperialismo español en el "Nuevo Mundo".
A principios del siglo XVIII, tras la derrota de la dinastía de los Austrias por la francesa de los Borbones, las guerras de religión darían paso a una lucha entre las monarquías imperiales europeas por el control de territorios. Gran Bretaña por un lado y Francia y España por otro se disputarían las áreas de influencia.

EDAD CONTEMPORÁNEA
Revolución y nuevos imperios coloniales
A finales del siglo XVIII las monarquías absolutistas europeas entrarían en crisis con el auge de la burguesía. La Independencia de EEUU y la revolución francesa marcarían un antes y un después e inaugurarían una nueva era, la Edad Contemporánea.
A principios del siglo XIX, la ideología para la expansión imperialista cambio de signo. Con Napoleón pasaría a sustentarse en la expansión de los valores de la revolución francesa por la fuerza de las armas al resto de Europa.
La derrota de Napoleón (1815) por las fuerzas de la restauración del Antiguo Régimen, no evitaría la era de transformaciones burguesas. A partir de 1830 una ola de revoluciones liberales se propagaría por Europa, que barrería el Antiguo Régimen, pero ello tampoco afectaría a la componente imperialista de los nuevos Estados europeos. En 1884 en la Conferencia de Berlín, las potencias europeas se repartirían en régimen colonial el continente africano.
No obstante, sería Gran Bretaña la nación que se constituiría en el imperio colonial más importante durante el siglo XIX y la primera mitad del XX. En los comienzos del siglo XIX, la derrota en la batalla de Trafalgar de la escuadra franco-española por la armada británica y la independencia de la mayoría de los territorios españoles en América pondría fin a 300 años de existencia del imperio español. Gran Bretaña pasaría a dominar la principales rutas marítimas del mundo y ello favorecería su expansión imperialista de dominio colonial. La ideología imperialista dejó de sustentarse en la expansión religiosa, siendo sustituida por la "exportación de los avanzados valores de la civilización occidental a los pueblos atrasados del mundo" que servía de subterfugio a lo que era el expolio colonial de materias primas.
Con la llegada de las nuevas clases burguesas al poder político en las principales potencias europeas, el capitalismo cobraría un fuerte impulso. Si embargo en 1873, tras la quiebra en Estados Unidos de la entidad bancaria Jay Cooke and Company, se produciría la primera gran crisis del capitalismo global y una ola de proteccionismo se apoderaría de las incipientes economías capitalistas emergentes.
Dentro de esa tendencia proteccionista, el imperialismo económico basado en el control de áreas exclusivas de influencia para el comercio se constituiría en el fundamento de las rivalidades entre imperios europeos, pero en esta nueva realidad geo-económica existían profundas diferencias entre los distintos imperios europeos, mientras que Gran Bretaña y Francia ya habían consolidado su influencia colonial en los territorios de ultramar, Alemania constituida como Imperio Alemán en 1871 tras la reunificación de un mosaico político de 39 Estados, pasaría a ser la principal potencia económica europea, pero debido a su tardía formación, sus dominios coloniales en los territorios de ultramar eran escasos y por lo tanto, su área de influencia exclusiva también.

Las Guerras Mundiales
Este desequilibrio acentuaría las rivalidades de Alemania con Francia y Gran Bretaña; para Alemania, el camino más corto para dominar las áreas de influencia globales pasaba por dominar Europa como Centro de la economía Mundial, desplazando del mismo a Francia y Gran Bretaña, en el entendimiento de que, quien dominara el Centro se haría con el control de la colonias de ultramar. En esta coyuntura la ideología imperialista adquiriría un sesgo de nacional-imperialismo, creándose las bases para la que sería la Primera Guerra Mundial (1914-1918), de Alemania principalmente contra Francia y Gran Bretaña.
Alemania perdería la guerra y las condiciones impuestas por Francia y Gran Bretaña en el Tratado de Versalles (1919) que dejaban a Alemania como un Estado tutelado por ambas potencias dejaría una profunda herida en la sociedad alemana. Tras la guerra, la economía mundial de la mano de Francia y Gran Bretaña y de la potencia emergente, EEUU, tendería de nuevo hacia la apertura y la globalización, pero la crisis económica de 1929 restauraría de nuevo los fantasmas de la crisis de 1873. El proteccionismo volvió a imponerse y con ello la geo-economía de áreas de influencia exclusivas para el comercio.
Alemania, en medio de una profunda crisis económica, quedó atrapada por las vejatorias condiciones del tratado de Versalles y por su escasa influencia colonial. La opción de romper es nudo gordiano tomando el control del Centro económico mundial, es decir, con la guerra de nuevo contra Gran Bretaña y Francia, volvería con fuerza. En esta coyuntura la ideología nacional-imperialista volvería a calar profundamente en la sociedad alemana, pero esta vez, el nacional-imperialismo se fundamentó en la perversión del racismo de la mano del nazismo.
En la ideología nazi, el género humano quedaba dividido en razas de humanos y subhumanos. La raza aria germánica se situaba en lo más alto del escalafón, y por ello estaba destinada a regir los destinos del mundo, mientras que los judíos y eslavos eran considerados como subhumanos, por lo que su genocidio o esclavitud estaba justificado. En los años treinta Alemania reconduciría su capacidad industrial al desarrollo de la industria militar, la guerra civil española (1936-1939) fue el escenario de prueba de las nuevas armas alemanas, y la megalomanía de su poder militar le llevaría a desatar la guerra hacia el Oeste para rendir a Gran Bretaña y Francia y posteriormente hacia el Este para someter a los pueblos eslavos de la URSS.
En 1945 Alemania perdería la guerra. Los líderes fascistas que sobrevivieron fueron juzgados y condenados y la ideología nacional-imperialista nazi fue condenada y desterrada como una de las mayores aberraciones de la historia de la humanidad. El racismo ha sido definido como el rasgo definitorio de la ideología nazi, pero hay que tener en cuenta que tal perversión fue devastadora por la combinación que tuvo con sus ambiciones imperialistas que le llevaría a invadir la mayoría de los países de Europa, siendo en los países ocupados como Polonia y Rusia, es decir, fuera de sus fronteras, donde llevaría a cabo el grueso de sus crímenes, siendo Rusia la que soportó el mayor genocidio con veinte millones de muertos por la guerra.

Posguerra, Guerra Fría y descolonización
Con la derrota de Alemania por la URSS y Estados Unidos, los centros geopolíticos mundiales dejaron de estar en Europa, pero el sistema de áreas de influencia geo-económicas prevaleció después de la guerra. Bajo control de EEUU se situarían los países occidentales, Japón y América Latina, y bajo la tutela de la URSS las naciones que componían la Unión Soviética.
A partir de 1945, la ostentación de la ideología imperialista entró en declive, a diferencia del pasado, ninguna nación en el mundo se autodefiniría como imperio. El término "imperio" objeto de apología desde las primeras civilizaciones de la humanidad que se calificaron como tales: Imperio Persa, Imperio Helénico; Imperio Romano, Imperio Carolingio; Sacro Imperio Romano; Imperio Español; Imperio Británico; Imperio Francés, Imperio Alemán, Imperio Ruso; Imperio Japonés..., y que había gozado de la estima y admiración de pueblos y gobernantes, se ocultaba con vergüenza.
Dos factores contribuyeron a ello, el primero la sucesión de dos guerra mundiales por disputas claramente imperiales, y el segundo porque en la posguerra, con la relegación de Gran Bretaña y Francia del dominio mundial, se creo un vacío de poder en sus dominios coloniales que favorecería que los movimientos antiimperialistas de emancipación colonial fueran proclamando su independencia como naciones libres.
Sin embargo, la denostación del término imperio no impediría que las prácticas imperiales continuasen con los dos ganadores de la Segunda Guerra Mundial. EEUU y la URSS, esta vez bajo el manto de la expansión de nuevos valores por ambas partes: el socialismo desde la URRSS y la democracia liberal desde EEUU.
Con dos centros geopolíticos mundiales tan distantes como Moscú y Washington, dos sistemas económicos tan diferentes como el socialismo de la URSS y el capitalismo estadounidense, las áreas de influencia respectivas estaban radicalmente separadas y desconexionadas unas de otras. Los movimientos revolucionarios que luchaban contra la influencia estadounidense se alineaban en la zona de influencia de Moscú, y viceversa. El imperialismo no se revelaba como motivación política pero las guerras por la independencia colonial terminaron siendo guerras por limitar la influencia geopolítica respectiva entre ambos centros del poder mundial, como sucedió en la Guerra de Corea (1950-1953) o de Vietnam (1955-1964-1975).
En China, después de una larga lucha contra el imperialismo japonés y la guerra civil entre el Partido Comunista de China (PCCh) y el Kuomintang, el PCCh tomaría el poder y proclamaría en 1949 la República Popular de China (RPCh). La alianza entre el nuevo poder en China y la URSS se había venido gestando durante la guerra de resistencia contra Japón, y la URSS contribuiría en la década de los cincuenta a que China iniciara sus primeros pasos en la modernización de un país que en un 90% era rural. Sin embargo, a finales de esa década China entraría en un periodo convulso sobre como abordar el proceso de industrialización. Los dirigentes chinos comenzaron a desconfiar de las intenciones de Moscú al considerar que quería convertir a China en una nación tutelada y se produjo una ruptura en las relaciones. Los asesores soviéticos volvieron a Moscú y China comenzó a calificar de hostil e imperialista a la URSS.
En el este de Europa los países bajo el Pacto de Varsovia también comenzaron a percibir como hostil la excesiva dependencia de Moscú. La primavera de Praga en 1968, marcaría el inicio del declive del dominio soviético en esos países. A finales de la década de los setenta las tropas de la URSS entrarían en Afganistán a petición del gobierno de esa nación, teniendo que soportar durante más de una década una encarnizada lucha de resistencia. Existía una creciente percepción en los países bajo la égida de Moscú que la propagación del socialismo se había convertido en un ideología para la expansión de un modelo imperialista. El desgaste de la URSS se acentuó con la creación de grupos de poder dentro de la URSS que querían poner fin a la etapa socialista. La URSS se disolvería en 1991, y el proyecto de expansión del socialismo como un área de influencia desconexionada del sistema capitalista global llegaría históricamente a su fin.
Globalización económica
En la última década del siglo XX, EEUU se alzaría como la potencia mundial indiscutible, en esos años culminaría también el proceso descolonizador que ha conformado el actual mosaico mundial de naciones. Una vez extinguida la división mundial en áreas de influencia, la opción para las nuevas naciones surgidas de la descolonización, como para las que componían la URSS, sería la de integrarse en el modelo económico global. China desde el establecimiento de relaciones diplomáticas con EEUU en la década de los setenta ya había dado pasos en esa dirección, que los afianzó con su integración en el año 2001 en la OMC, y la globalización económica entró en una senda irreversible.
La crisis financiera del 2008 convulsionaría de nuevo la economía mundial, pero en su evolución posterior se ha definido claramente que la vuelta al modelo de áreas de influencia, a pesar del proteccionismo arancelario iniciado por EEUU, es ya económicamente imposible.
Colonialismo y Neocolonialismo
El colonialismo y el neocolonialismo difieren en la forma de sometimiento a los pueblos y de las políticas económicas de dominación. El colonialismo tuvo su máximo apogeo en el siglo XIX con  Francia y Gran Bretaña como los principales imperios coloniales, sometiendo a la mayor parte de África y de Asia en régimen colonial. El colonialismo se sustentaba ideológicamente en las sociedades occidentales en su excepcionalidad para llevar la civilización a los territorios habitados por pueblos atrasados, y se caracterizaba por la presencia militar con administración directa y la explotación de los recursos en interés de la metrópolis imperial.
Tras los procesos de independencia del colonialismo europeo, EEUU intentó ocupar su lugar en algunas naciones como fue en Indochina tras la retirada francesa, pero su derrota en la guerra de Vietnam demostró que no era posible. En el año 2003 lo volvió a intentar en Irak, incluso llegó a establecer una administración estadounidense en ese país, pero la guerra de desgaste a la que se vio sometido posteriormente a la invasión, volvió a demostrar que la conciencia política nacional de los pueblos hacía inviable la dominación territorial en régimen colonial con presencia militar y administrativa del poder imperial.
Estos fracasos han determinado el cambio de las metrópolis desarrolladas en la forma de ejercer sus ambiciones imperialistas sobre las antiguas colonias, a un modelo neocolonial.
En el modelo neocolonial, la metrópolis imperial subordina a sus intereses a la nación neocolonizada a través de tres elementos clave: 1. La instauración de un gobierno que garantice la subordinación política de la nación al centro imperial, siendo las oligarquías locales las principales beneficiarias del comercio con la metrópolis. 2. La preservación del estatus quo de atraso del país en desarrollo para asegurar que será una nación dependiente. 3. La amenaza de invasión militar en el caso de rebelión a la tutela imperial.
EEUU, tiene una larga experiencia en este modelo de dominación neocolonial en las que han sido sus relaciones con las naciones de América Latina en más de un siglo, habiendo utilizado la fuerza militar directa en multitud de ocasiones en ese continente para restablecer su dominación: Panamá (1918; 1920; 1925; 1958; 1989), Cuba (1917-1933), Honduras (1919; 1924-1925), Nicaragua (1912-1933), República Dominicana (1965-1966)), Guatemala (1920; 1954; 1966-1967), El Salvador (1932), Grenada (1983-1984), además del apoyo a las siniestras dictaduras militares en el pasado siglo. La ideología utilizada para justificar el dominio neocolonial se basa principalmente, al igual que en los viejos imperios coloniales, en su autoarrogada excepcionalidad como nación para regir a las naciones latinoamericanas.
En la globalidad, el proyecto neocolonial de EEUU y los países de la OTAN, con un 15% de la población mundial, se fundamenta en preservar su hegemonía económica que concentra la mayor parte del PIB mundial, para lo cual los países en desarrollo que acogen el 85% de la población mundial restante no deben prosperar, pues un cambio de su estatus hasta la equiparación de su renta a la de los países desarrollados, relegaría el poder económico global de los países de la OTAN.
Las naciones que desde la soberanía política avanzan con éxito en su desarrollo económico y tecnológico, como son por su importancia China y Rusia y en Oriente Medio Irán, incrementan su participación en el PIB mundial al margen de la tutela de EEUU, y con ello el poder económico global estadounidense disminuye, lo que les convierte en naciones a contener o debilitar mediante sanciones, aranceles u otras medidas económicas, en contra del principio económico de que toda prosperidad es positiva. En el siglo XXI esta práctica de economía destructiva contra naciones que pretenden un desarrollo soberano se aplica principalmente a Rusia, China, Irán, y Venezuela. Y en otras naciones contrarias a la hegemonía estadounidense que no tenían el poder militar de las anteriores se ha optado por su destrucción económica, social y política mediante la guerra, como ha sucedido en el presente siglo con Afganistán, Irak, Libia y Siria.
La visión ideológica neocolonial de la que participan las sociedades occidentales, es la de un mundo "libre" constituido principalmente por los países de la OTAN y otro "no libre" compuesto en su mayoría por naciones gobernadas por mandatarios corruptos y despóticos que le otorga a las naciones del "mundo libre" el derecho a la injerencia, la cual es alimentada por los medios de comunicación de masas sobre los que descansa la formación ideológica de la sociedad imperial, impidiendo que se desarrollen fuerzas ideológicas contrarias en el seno de la propias sociedades.
Por el contrario, la visión sobre la que se asienta la legalidad internacional, sustentada en el concepto de que deben ser los pueblos organizados en naciones soberanas los que desarrollen por si mismos la democracia, los derechos humanos y su prosperidad económica sin injerencias foráneas, es ignorada.
El imperialismo en cualquiera de sus manifestaciones ideológicas, ha sido, es y será, el origen de todas las guerras de agresión, y el responsable de sus secuelas en vidas humanas. La ideología pacifista seguirá siendo una ilusión mientras no se erradique de la sociedad humana la cultura imperialista, que en la actualidad se sustenta en la auto-arrogada excepcionalidad de EEUU para injerir y declarar la guerra a otras naciones al margen de la legalidad internacional.
El cambio civilizatorio de valores en las relaciones internacionales para la relegación de la cultura imperialista tendrá que venir de los países en desarrollo, particularmente de aquellos que han hecho de la no injerencia y el desarrollo económico y tecnológico compartido su estandarte en las relaciones internacionales.